Las nuevas tecnologías: ¿una solución al descenso de adolectores?

¿Cuántos adolescentes leerán este blog? Muy pocos, según uno de los artículos publicados en la revista Investigaciones Sobre Lectura que se interesa por el desarrollo de hábitos lectores en los adolescentes. El artículo «What do Spanish adolescents read? A study of analog reading consumption» afirma, en efecto, que la popularidad de la lectura como actividad de ocio disminuye cuando los jóvenes entran en la escuela secundaria. Aunque otro de los artículos publicados en el mismo número concede que los adolescentes hoy en día leen poco, presenta resultados opuestos en lo que atañe a los cambios de los hábitos lectores en función del nivel escolar. Las encuestas llevadas a cabo en la investigación «Consumption readers among adolescents: A comparative approach […]» muestran que más del 50% de los encuestados considera que lee igual o incluso más que en la escuela primaria. Esta discrepancia entre los datos de ambas investigaciones deja entrever un pequeño problema en la metodología empleada. Ambas investigaciones han entregado a distintos grupos de adolescentes la misma encuesta autoevaluativa basada en la escala de Linkert, una escala que se basa en la percepción de los propios jóvenes. La ruptura entre los datos de los dos artículos evidencia lo subjetivas que pueden ser las impresiones de los encuestados. Una multitud de factores –como el ámbito familiar, el humor del día, o incluso la cultura– influye en sus reacciones. A pesar de esta posible inestabilidad en los resultados, la mayoría de los datos recogidos en esas investigaciones resultan bastante coherentes y similares.

La inestabilidad de los resultados no impide que los dos artículos sean muy informativos en lo que atañe a la percepción que los adolescentes tienen de su hábito lector. En los cuatro países estudiados –España, Portugal, Chile y Polonia–, entre el 15% y el 25% de los alumnos declara no leer nunca en su vida cotidiana mientras que sólo aproximadamente el 10% afirma leer a diario o casi a diario –salvo en el caso de Polonia–. Esas cifras traicionan hábitos lectores bastantes pobres que, aparentemente, no se explican por una falta de tiempo sino por una preferencia por otras actividades vinculadas con las nuevas tecnologías. La mayoría de los encuestados lee más, sin embargo, durante las vacaciones que en el año escolar. Cuando pueden elegir sus libros, los adolescentes de todos los países estudiados prefieren las lecturas que se podrían llamar «comerciales» –novelas de aventuras, amor, humor, terror o de ciencia-ficción– a productos relacionados con el ámbito académico –poemarios, (auto)biografías, revistas, literatura clásica o libros de historia y política–. También desatienden los periódicos y los tebeos. Ese desinterés por los tebeos, un producto generalmente asociado con la lectura juvenil, se podría deber a la fama creciente de los mangas japoneses en Europa, un género que no se tiene en cuenta en las encuestas realizadas. La atracción de los jóvenes por los grandes autores internacionales, como Tolkien, J. K. Rowling o Stephen King, junto a algunos escritores nacionales conocidos, no es, en mi opinión, sorprendente. Demuestra la fuerza del efecto de moda sobre adultos en formación que intentan integrarse en su entorno, un proceso que se vuelve más fácil cuando se comparten hábitos lectores similares.

Además de la atracción hacia los best-sellers, dos de los motivos principales para elegir un libro son su presencia previa en casa así como los consejos de algún familiar. La familia es por consiguiente uno de los pilares fundamentales para transmitir el gusto por ciertas lecturas. Se reconoce que los otros dos pilares son la escuela y las bibliotecas; sin embargo, estas dos instituciones parecen tener menos efecto en los jóvenes de hoy en día. Me parece que esto se podría explicar por lo que los adolescentes buscan en los libros: según los datos destacados por las encuestas, los jóvenes quieren historias con protagonistas interesantes, que estén escritas de una manera agradable y que sean fáciles de entender. Estos criterios no corresponden con las lecturas impuestas por la escuela, que se centran generalmente en la literatura clásica: libros con un estilo muchas veces rebuscado y con protagonistas a veces poco agradables. En cuanto a las bibliotecas, todavía según los resultados de las encuestas, pocos adolescentes se toman la molestia de entrar en una, dado que se contentan con lo que está en sus casas.

Como la escuela ya no logra interesar a los alumnos con los libros que propone, los jóvenes encuentran a otros mediadores que los orientan en sus lecturas. El artículo «Musical mediation and reading promotion agents that influence adolescent reading habits» identifica como mediadora una ocupación inesperada: escuchar música. Tras estudiar el vínculo entre música y literatura, las autoras llegan a la conclusión de que ambas actividades culturales van ligadas y que incluso se practican a menudo al mismo tiempo. Destaca en particular la influencia de los raperos en España: esos cantantes maestros de la palabra comparten su gusto por la lectura en sus canciones e intentan «transformar la calle en literatura». El papel de algunos raperos como mediadores muestra la posibilidad de establecer vínculos entre varios ámbitos de ocio para fomentar un hábito lector más anclado en los adolescentes.

Los artículos aquí considerados proponen varios dispositivos que se podrían establecer en el ámbito escolar con el objetivo de incentivar la lectura. Pero como la escuela parece haber perdido su capacidad de prescripción literaria para los jóvenes, pienso que las dos propuestas más innovadoras y quizá más eficientes son las que se relacionan con las nuevas tecnologías. Esas pistas de reflexión aparecen en «What do Spanish adolescents read? A study of analog reading consumption». El artículo propone el desarrollo del hábito lector a través de un doble uso de las nuevas tecnologías. Por un lado, sugiere aumentar el acceso a productos digitales en las escuelas y las bibliotecas así como formar a las familias para que se familiaricen con ese nuevo formato. Por otro lado, apoya el desarrollo del vínculo entre alumnos y nuevas tecnologías. Sostiene así la puesta en relación de los estudiantes con redes sociales que proponen intercambios sobre productos literarios y apunta hacia el desarrollo de la presencia de la lectura en diversas formas transmedia. Una de las formas de hacerlo que entreveo es crear vídeo-juegos basados en libros. No es raro que los adolescentes se sumerjan totalmente en el mundo de sus juegos. Si este mundo tuviera su origen en un libro, empujaría a ciertos jugadores a leer la fuente original para entrar aún más en el ámbito del juego. Dado que los adolescentes siguen el efecto de moda hasta en la lectura, lo más simple para instalar un hábito lector arraigado es hacer de la literatura una moda.      


REFERENCIAS: Ester Trigo Ibáñez / Inmaculada Clotilde Santos Díaz / Susana Sánchez Rodríguez: «What do Spanish adolescents read? A study of analog reading consumption» || Carolina Margarita González Ramírez / Marek Baran / Pedro Dono López / Inmaculada Carbonell Sánchez: «Consumption readers among adolescents: A comparative approach from international contexts. The case of Poland, Chile, and Portugal» || Milagrosa Parrado Collantes / Paula Rivera Jurado / Lourdes Sánchez Vera: «Musical mediation and reading promotion agents that influence adolescent reading habits». Todo ello en Investigaciones Sobre Lectura, n° 13, 2020.

Vivir el cine

Acaba de celebrarse en la universidad de Gante el último congreso de la sección sobre cinematografía de la sociedad ECREA, dedicado a la metodología de investigación. Los estudios de audiencia han tenido, esperablemente, una presencia destacada.

En el ámbito de los estudios cinematográficos, ese ángulo de análisis se entiende dentro de lo que ha dado en llamarse «New Cinema History»: la perspectiva historiográfica que incluye la experiencia de los espectadores. Varios grupos anglosajones tratan de coordinar y fomentar acciones conjuntas para el estudio de la experiencia de visionado cinematográfico: entre ellos, la Irish Audiences Research Network y el proyecto HoMER (History of Moviegoing, Exhibition and Reception).

Los programas de cine y la prensa periódica conservan a veces ricas informaciones acerca de la expectación que produjeron ciertas películas. La noticia de cómo unos muchachos de clase trabajadora robaron rollos de celuloide —con el ingenuo propósito de construir ellos mismos su propio cine en una casa abandonada— es reveladora, para Denis Condon (Maynooth University), de la dimensión aspiracional y del profundo compromiso vital que pudo llegar a adquirir el cine en la Irlanda rural de los años 1950 y 1960.

Otra de las investigadoras de la red irlandesa de estudio de audiencias ha trabajado, siguiendo protocolos parcialmente etnográficos, la importante recepción de Marcelino pan y vino en Irlanda. Fue uno de los éxitos católicos internacionales con los que se construía una adhesión emocional a esa confesión religiosa. «It made me cry, but I’m unsure why», recordaba un espectador dublinés que vio la película poco después de su estreno. Su vacilación es interesante: ¿cuál es el desencadenante de esa respuesta somática? ¿Tiene esa emoción un impacto cognitivo? ¿Puede la respuesta a cualquiera de estas dos preguntas transponerse inmediatamente a la recepción de la literatura? (Muchas de las páginas de Literary Reading, de Michael Burke, tratan directa o indirectamente de ello).

A los jóvenes irlandeses los llevaban en grupo a los cines a ver películas piadosas, en una época en la que competían dos religiones: el catolicismo y el cine. (Entre las cintas más recordadas había, por cierto, otra española, El traje blanco). Pero los adolescentes se distraían mirando hacia el lugar de la sala en el que habían acomodado a las chicas de su edad (y viceversa, probablemente). Este tipo de experiencias, que forman parte de la historia oral del cine, llaman la atención sobre la importancia del contexto de recepción, sobre la influencia del espacio y del momento en los que se accede al universo ficcional; sobre el influjo del humor, incluso, con el que nos embarcamos en la ficción (y sigo pensando en el libro de Burke).

Se ha hablado también en Gante de los foros oficiales de algunas películas, que sirven directa o indirectamente a la promoción de las mismas, en los que los comentarios de los espectadores y fans están estrechamente controlados por las compañías productoras. En ese sentido, la profesora Kim Walden (University of Hertfordshire) recuerda que, de acuerdo a los estudios de la compañía Nielsen, la discusión de películas en redes sociales digitales es una práctica habitual únicamente para el 1% de espectadores. Ahora bien, quizá sea ese 1% el que más intensamente vive, revive o pondera la experiencia cinematográfica.


REFERENCIA: Michael Burke: Literary Reading, Cognition and Emotion. An Exploration of the Oceanic Mind, New York / London: Routledge, 2011.