Los efectos persuasivos de la literatura ¿una posible cura para la anorexia?

Desde que la literatura existe hemos sospechado acerca del poder que ejerce en nuestras vidas. Los egipcios de la antigüedad, por ejemplo, atribuían a los papiros propiedades mágicas. Tanto es así que se animaba a los lectores achacados de alguna enfermedad a consumir estos documentos (disolviendo el papiro en una solución líquida) para que su potencial terapéutico alcanzase directamente sus organismos. Los tratados medievales contra la peste, por su parte, concedían una enorme importancia a la lectura como proceso recreativo, asignándole la capacidad de sanar a los afectados por el bacilo durante el período de auge de la muerte negra.

Dogmas y sospechas de este tipo están, por tanto, bien asentadas en el imaginario humanístico. El método científico, contrario a lo que se pudiese pensar, respeta la importancia de las creencias, pues de una conjetura acertada puede nacer una hipótesis contrastable (y, en algunos casos, hasta verificada).

Tras los cuatro años de rigor estudiando el Grado en Estudios Ingleses y dos más de Máster, una de tales creencias pasó de ser una cavilación más a convertirse en mi motivación principal para hacer un doctorado un año más tarde. Rodeada de libros en la carrera y en la adolescencia, siempre he creído firmemente en el potencial terapéutico de la ficción.

Ya en los años ochenta, esta idea se empezó a tratar experimentalmente desde diferentes ámbitos. Uno de los más populares hoy, que está arrojando luz sobre este fenómeno a una velocidad maravillosa, es el de los estudios literarios cognitivos. Trabajos como los elaborados por Raymond Mar y sus colegas, de formación en Psicología, por ejemplo, se encuentran a la vanguardia en la investigación acerca de cómo la literatura nos puede hacer más empáticos. Por si la aplicabilidad terapéutica de este descubrimiento no resulta lo suficientemente clara, piense por ejemplo en cómo las personas situadas en el espectro autista afrontan cada día las enormes dificultades de vivir una vida sin prestarle atención a la de los demás, sin poder «colocarse en sus zapatos», que es lo que se entiende por empatía. Ahí es donde comienza la aplicabilidad terapéutica a partir del proceso de lectura.

Desde los estudios en comunicación también se ha comenzado a plantear esta línea de investigación. Concretamente, las investigaciones en persuasión narrativa en comunicación para la salud de Kyoung Lee y Shapiro han descubierto cómo un relato corto puede influenciar a los lectores a adoptar la decisión de comenzar una dieta y apuntarse al gimnasio. Todo para convertirse en lectores más sanos.

La hipótesis, a grandes rasgos, contraria a la de Lee y Shapiro se me ocurrió bastante antes de conocer el campo de la persuasión narrativa en sí, pero en cuanto conocí esta faceta del mundo académico muchas de mis dudas sobre la validez del trabajo que realizo en mi tesis comenzaron a disiparse. En particular, mi tesis evalúa el carácter terapéutico de la literatura juvenil norteamericana contemporánea de temática deportiva en un público joven, para comprobar si su lectura puede llegar a cambiar sus cogniciones maladaptativas en torno a la dieta, el ejercicio físico o, de manera más general, sobre su cuerpo. Un ejemplo: ¿puede una protagonista lesionada influenciar a una lectora acerca de la importancia de los períodos de recuperación en el deporte de élite para que ella misma se tome esos días de descanso en su rutina?

Para quienes no resulta nada fácil recuperarse de una lesión a base de abandonar el ejercicio físico por unos días es para las personas diagnosticadas de anorexia. Así como tampoco les resulta evidente ni sencillo respetar la necesidad fisiológica de comer cada día. Estos son solo dos ejemplos de cómo comportamientos maladaptativos truncan la vida de miles de personas (diagnosticadas o no) que sufren un desorden alimenticio en el mundo. Llena de buenas intenciones además de rodeada de libros, he querido poner a prueba el potencial persuasivo de la literatura para ayudar a este grupo.

Desde septiembre de este año, estoy en la Universidad de Oxford realizando un experimento para contrastar esta hipótesis. La Dra. Emily Troscianko, investigadora en The Oxford Research Centre in the Humanities (TORCH), quien ya investigó sobre los patrones de lectura de las personas con anorexia, ha sido la razón de venirme hasta aquí para lanzarlo. El experimento forma parte de la investigación que realizo como parte de mi tesis doctoral en la Universidad de Oviedo, bajo la dirección de la catedrática Socorro Suárez Lafuente y la profesora Alejandra Moreno Álvarez.

Actualmente, aprobado el estudio por los comités de ética de Oviedo y Oxford, me encuentro buscando participantes que quieran tomar parte en el experimento. Hemos restringido la búsqueda de los mismos a personas de 18 a 30 años, preferiblemente interesadas en el deporte o el fitness y sin un diagnóstico activo de un desorden alimenticio (un requisito del comité). La participación supone responder a dos cuestionarios antes y después de leer las dos novelas objeto de estudio, Breathe, Annie, Breathe (2014) y Coming Up for Air (2017), ambas escritas por la norteamericana Miranda Kenneally, y finalmente tomar parte en una pequeña entrevista por Skype de 15 minutos. Completar el estudio permite a los participantes entrar en el sorteo de uno de los tres premios monetarios de 250 libras, además de la posibilidad de leer de manera gratuita las dos novelas. Para quien esté interesado en participar, este es el link al estudio: https://oxford.onlinesurveys.ac.uk/reading-as-therapy-copy . La fecha final para unirse es el 7 de noviembre de 2019.

Para quienes tengan algún colega al que consideren que le puede resultar interesante participar, les animo a difundir el contenido. Nunca antes había tenido tan claro que compartir es vivir. Pues todo sea por la investigación y, en este caso, por la posibilidad de descubrir alternativas terapéuticas que mejoren la vida de las personas con anorexia.


REFERENCIAS: Edward S. Neukrug: A Brief Orientation to Counseling: Professional Identity, History, and Standards (2nd ed.), Boston: Cengage Learning, 2015. || Glending Olson: Literature as Recreation in the Later Middle Ages, Ithaca / London: Cornell University Press, 1982. || Raymond Mar / Keith Oatley /Jordan B. Peterson (2009): «Exploring the Link between Reading Fiction and Empathy: Ruling out Individual Differences and Examining Outcomes», Communications, 34, 4, 407-428. || Tae Kyoung Lee / Michael A. Shapiro (2015): «Effects of a Story Character’s Goal Achievement: Modeling a Story Character’s Diet Behaviors and Activating/ Deactivating a Character’s Diet Goal», Communication Research, 43, 6, 863-891. || Emily Troscianko (2018): «Fiction-reading for Good or Ill: EatingDdisorders, Interpretation and the Case for Creative Bibliotherapy Research», Medical Humanities, 44, 3, 201-211.

La fórmula del éxito literario

En 2018 se publicó el ensayo de Gemma Lluch titulado La lectura entre el paper i les pantalles. La autora, profesora de la Universidad de Valencia, tiene el arrojo de plantear en este breve volumen varias preguntas incómodas: ¿han de recomendar los profesores el género de libros que les gustan a los alumnos?; ¿qué acciones de política cultural son verdaderamente útiles para la promoción de la lectura?; ¿sirven para algo las presentaciones de libros?; ¿quién está legitimado para hacer propuestas sobre política de libro y bibiliotecas? Y conviene mantener el idioma del volumen para interrogarse asimismo sobre si «pot competir el català en el món de la lectura virtual» (14).

Es un ensayo que va al grano y aborda con agilidad la relación entre lo escrito y lo audiovisual, la tensión entre diferentes usos de los textos, las iniciativas de promoción de la lectura y —como anuncia el título— los vasos comunicantes que, en varias acepciones, conectan la lectura en papel con la lectura en pantalla. Entre otras de las nítidas tomas de posición que singularizan esta obra, Lluch argumenta con pasión la necesidad de leer a los clásicos en la escuela, a efectos no solo de conservar un patrimonio común, sino también de crear una comunidad regional y una ciudadanía universal.

De todas las reflexiones rápidas que contiene el libro de Lluch quiero resaltar una que, por su posición en el volumen, puede parecer marginal, pero que resulta especialmente sugerente. La autora postula la existencia de recetas para el éxito de la young adult fiction (sintagma que quizá no pueda traducirse exactamente como «novela para jóvenes»); o, en cualquier caso, la existencia de curiosas coincidencias en las narraciones de ese tipo que gozan de mejor aceptación. En algunas se constata la abundancia de diálogos —es la vieja fórmula del folletín y del best-seller— y un narrador muy ceñido a la temporalidad del propio argumento («un narrador que conta la història desde l’ara i l’aquí», 122); en muchas otras, el amor entre una adolescente aparentemente débil y un ser extraño y poderoso (124). La identificación de estos motivos y procedimientos, la articulación en palabras de lo que parece una inaprensible e imprevisible preferencia lectora permite abrir una comunicación de ida y vuelta entre la narratología y la recepción empírica de la literatura.

Interrogantes al margen de «SSoL»

Leo el último número de Scientific Study of Literature, que recibí hace un par de semanas aunque porte aún fecha del año pasado (vol. 8, nº 2, 2018). Las tesis mantenidas por varios de los artículos que lo componen tienen mucho empaque. La motivación para adivinar lo que otras personas están pensando, argumenta uno de ellos, es proporcional al grado de conexión que se experimenta con los protagonistas de una historia ficticia, así como a la capacidad de disfrutar de ésta. La intensidad con la que uno queda afectado (transported) por una narración —afirma otro artículo— prediciría el grado en que esa narración puede alterar nuestra forma de ver el mundo. Conforme a otra investigación, el consumo de ficción en distintos medios (película, televisión, novela, teatro) mantendría correlaciones de geometría variable con competencias tales como el altruismo, la fantasía o la adopción de diferentes puntos de vista. Son tesis fascinantes, pero en el curso de la lectura me asaltan incómodas dudas relativas a los métodos que se están empleando en este tipo de estudios —y no solo, o no tanto, en los de este número concreto de SSoL—. Las expongo en forma de lista, como lo que son: consideraciones relativamente independientes unas de otras.

1. El empleo de «escalas» ha devenido estándar en el estudio de la recepción empírica de la literatura. Ya resulta casi exótico que un artículo no recurra a herramientas como el Toronto Empathy Questionnaire, el Empathy Quotient, el Interpersonal Reactivity Index, la Transportation Scale, la Narrative Transportation Scale, la Need for Affect Scale, el Index Reading Awareness, el Metacognitive Awareness Reading Inventory, la Escala de Conciencia Lectora o el Cuestionario de Estrategias Metacognitivas para la Comprensión de Textos Narrativos. Se trata de tests o cuestionarios en los que cada participante indica su posición en relación con una pregunta o una afirmación. Pero ¿pueden darse por buenos esos ejercicios de autoevaluación cuando se trata de medir y comparar qualia como la empatía, la capacidad de sumergirse en un universo literario o el afecto experimentado hacia un personaje ficticio? Tengo la sensación de que en ocasiones, tanto valdría preguntarle directamente a los voluntarios lo que creen que saldrá en el estudio: «en su opinión, ¿piensa usted que leer ficción le vuelve más empático?; ¿cambiaría más fácilmente de opinión si leyera una narración arrobadora que contradijera sus creencias? Expréselo, por favor, con un número del 1 al 10, donde 1 es no y 10 es ».

2. La autoevaluación de la propia sensibilidad es delicada porque depende de la propia sensibilidad. No sé si hay una forma de expresar esta idea sin caer en la perogrullada. Una persona muy modesta, por ejemplo, precisamente porque es muy modesta, se considerará menos modesta (o igual de modesta) que alguien menos modesto. Sabemos también que quienes se identifican como lectores voraces no suelen ser, precisamente, los lectores más voraces. La frecuencia y la calidad de nuestra propia lectura afecta al rigor con que juzgamos la frecuencia y la calidad de nuestra propia lectura. ¿Tiene validez la autoevaluación de quienes participan en un estudio si no podemos asegurar que se evalúan siguiendo el mismo rasero?

3. Ya que hablamos de empatía, me parece preocupante que se la pretenda «medir» rutinariamente mediante la prueba conocida como «Reading the Mind in the Eyes» (a veces abreviado RMET). Esta prueba consiste, como su propio nombre indica, en ver fotografías de ojos y ceños en distinta posición y escoger, de entre una terna, el adjetivo que mejor se adecua a cada una de ellas. El RMET «tell[s] us little about real life empathic attitudes», escribía cargada de razón Emy Koopman en un artículo bastante más circunspecto y creativo de lo que es sólito. Lo que mide el RMET es sobre todo el dominio de una competencia en parte innata, pero también social, que es el desciframiento de rostros. Por no hablar de que las emociones de los rostros, si son auténticas, pueden ser mixtas, complejas, irreductibles a un adjetivo. ¿Y cómo saber si quienes realizan la prueba entienden esos adjetivos con la misma finura?

4. En no pocas ocasiones, la producción de una «escala» para medir una nueva variable constituye el objeto y el fin de la investigación. Esto responde a la lógica académica hegemónica que premia las publicaciones más citadas, y sabemos que muchas de las publicaciones más citadas son las que presentan métodos y procedimientos. Como traslucía un estudio de Nature hace unos años, los artículos sobre técnicas de medición bioquímica son citados muchas decenas de veces más que, por ejemplo, aquel en el que Watson, Crick y Wilkins describieron por primera vez la estructura de doble hélice del cromosoma —basándose en datos de Rosalind Franklin, por cierto—. Inventar una manera de calibrar es más rentable, académicamente hablando, que utilizar ese calibraje para hacer un gran descubrimiento.

5. Con frecuencia los estudios empíricos de la literatura someten a prueba la correlación entre dos variables, como por ejemplo «empatía» y «frecuencia de lectura de ficción», o «capacidad para hacer inferencias sobre las intenciones ajenas» y «capacidad de abstraerse en la lectura de una novela». Pero no siempre se plantea la posibilidad, elemental en estadística, de que ambas variables estén sujetas a la mediación de una tercera. Sí lo hacen varios de los artículos de este número de SSoL; Rose Turner y Fatima M. Felisberti consideran igualmente la significación del nivel educativo. Pero sería de esperar que competencias sociales como la empatía o el altruismo estuvieran relacionadas también con factores tanto o más pertinentes que el consumo de ficción, como son el recorrido social de cada individuo (pienso en los llamados «tránsfugas de clase») o las dimensiones del universo social que cada uno habita.

6. Por lo demás, como advierten Turner y Felisberti, una cosa es detectar una correlación entre variables y otra inferir que esa correlación delata algún tipo de causalidad.


REFERENCIAS: Richard van Noorden / Brendan Maher / Regina Nuzzo: «The Top 100 papers. Nature explores the most-cited research of all time», Nature, vol. 514, 30 de octubre de 2014, 550-553. || Eva Maria (Emy) Koopman: «Empathic reactions after reading: The role of genre, personal factors and affective responses», Poetics, nº 50, 2015, 62-79. || Rose Turner / Fatima M. Felisberti: «Relationship`s between fiction media, genre, and empathic abilities», Scientific Study of Literature, vol. 8, nº2, 2018, 261-292.

Y el verbo se hizo anuncio

El último número de la revista Ocnos contiene un artículo sobre la recepción de un poema de E. E. Cummings a través de comentarios en línea. Concretamente, se trata de los comentarios que ha suscitado en el canal YouTube el empleo de ese texto dentro de una campaña publicitaria.

Podrían discutirse varios aspectos metodológicos o terminológicos del estudio: por ejemplo, hablando de las diferentes facetas de la recepción, ¿cómo distinguir las «estéticas» (que incluyen el aparato visual) de las exclusivamente «literarias»?; ¿por qué las reacciones a la belleza de los actores del anuncio se han dividido en dos categorías diferentes?; ¿la clasificación de los comentarios ha sido sometida a algún tipo de contraste?; ¿no resulta ya algo desfasado hablar de «poesía» como un uso retórico de la lengua?…

En cualquier caso, parece fuera de discusión que entre los comentarios de los lectores (o espectadores) predominan las reacciones emocionales, lo cual no debería sorprender a nadie que esté familiarizado con los testimonios escritos de lectura ordinaria. Ahora bien, se observará que la emoción tiene por causa, en este caso, un producto complejo, multimedia. En lo que atañe específicamente al poema declamado, las alusiones son muy escasas (12 sobre 222) y «en la mayoría de los casos se limitan a constatar que el poema pertenece a Cummings, a veces de manera neutra y sin comentario adicional alguno».

Esta conclusión puede conducir a una reflexión sobre el potencial de adaptaciones audiovisuales para la «adquisición de la compentencia literaria» en la escuela, como hace el autor del artículo; pero también nos puede hacer recapacitar sobre lo poco que queda de la experiencia específicamente literaria cuando un envoltorio audiovisual viene a resolver las ambigüedades del texto y a sugerir las emociones que deben acompañar su lectura. El caso del anuncio estudiado resulta harto elocuente, pues en él el poema de Cummings ha perdido su plasticidad para para cantar únicamente el sentimiento amoroso dentro de un modelo de familia muy determinado.


REFERENCIA:
Juan Senís: «Publicidad y poesía ilustrada en el nuevo ecosistema literario: un estudio en el marco de YouTube», Ocnos. Revista de Estudios sobre lectura, vol. 18, nº 2, 2019, 7-16.

Literatura contra el calentamiento global

La ola de calor que está asolando Europa estos días no es en sí inédita; lo que resulta alarmante es que se produzca tan pocos años después de la última canícula comparable. La pregunta sobre cómo revertir o mitigar los efectos del calentamiento global nos la planteamos sufriendo ya de manera directa sus efectos (y los que sufrimos en Europa no son, desde luego, los peores). ¿Puede ayudar la ficción a cambiar la percepción de los los parlamentarios y votantes más escépticos sobre la responsabilidad humana en la degradación de nuestro ecosistema?

Esta pregunta se la vienen planteando desde hace varios años Wojciech Małecki, Boguslaw Pawłowski, Piotr Sorokowski y otros de sus colaboradores. El último número de Poetics publica un estudio suyo realizado mediante cuestionario; en él se invitó a varios grupos de estudiantes a leer tres relatos (uno de ellos ficticio) sobre maltrato animal. Los autores comprueban que, como era esperable, los sentimientos hacia esos animales eran —en apreciación personal de los propios participantes— más compasivos y enternecidos en aquellos grupos a los que se había invitado previamente a ponerse en la piel de los personajes. Los resultados del estudio, por lo tanto, «no muestran si el tipo de efecto observado puede ser alcanzado por los relatos en sí, sin ninguna ayuda externa».

Este trabajo prolonga una línea de investigación interesantísima y pertinente, pero no es igual de estimulante que otros artículos previos de los mismos autores. El año pasado, por ejemplo, publicaron el balance de una tanda de tres experimentos diferentes, diseñados conforme a ingeniosas estrategias; todos ellos implicaban la lectura de textos literarios de tema ecológico. Sus resultados apuntaban a que el efecto prosocial de dichos textos se acomodaba a la hipótesis del sleeper effect: los textos tienen algo de influencia cuando empieza a olvidarse su carácter ficcional, pero esa influencia se desvanece a medida que la memoria global de la lectura se desdibuja. Ese aumento de confianza en el texto leído —cuando se incorporan datos del mundo ficcional a los conocimientos enciclopédicos de los lectores al tiempo que se pierde la conciencia de que proceden de una ficción— lo verificaban los investigadores de la universidad de Wrocław una semana después de la lectura, aunque en el artículo de Markus Appel y Tobias Richter que demostraba experimentalmente el sleeper effect el pico se ubicaba dos semanas después de la lectura.

La conclusión es, por lo tanto, que la ficción puede transformar las creencias y actitudes de los lectores, pero esa influencia, en palabras de Małecki y sus colaboradores, «es pequeña, a menudo fugaz, y posiblemente depende de varios factores contextuales».


REFERENCIAS: Wojciech Małecki et al.: «Feeling for textual animals: Narrative empathy across species lines», Poetics, nº 74, 2019, s.p. || Wojciech Małecki et al.: «Can fiction make us kinder to other species? The impact of fiction on pro-animal attitudes and behavior», Poetics, nº 66, 2018, 54-63. || Markus Appel / Tobias Richter: «Persuasive Effects of Fictional Narratives Increase Over Time», Media Psychology, nº 10, 2007, pp. 113-134.

Mujeres, lectura y algoritmos

Esta semana pasada se publicó el informe «Mujeres y lectura» de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Es uno más de los muchos documentos que confirman la diferenciación de prácticas lectoras entre hombres y mujeres. Si hace «quince o veinte años», en España, el factor del sexo no tenía apenas incidencia en el reparto demoscópico de la lectura, la brecha entre hombres y mujeres es ahora más perceptible cada año.

La disparidad de hábitos lectores entre hombres y mujeres en España está creciendo y asemejándose con ello a la que ya podía percibirse en otros países del entorno, como Italia, donde la diferencia en frecuencia de lectura entre mujeres y hombres es de más de 13 puntos porcentuales.

El uso de la lectura de libros como forma de ocio es sensiblemente más acusado entre las mujeres. Según indica en ese mismo informe la socióloga Inés Alberdi, esta conducta reforzaría un prejuicio extendido conforme al cual «la literatura de entretenimiento es más propia de mujeres que de gente importante» (p. 20) —y la ficción, en tanto modalidad paradigmática de literatura de entretenimiento, tendría una importancia, cuando menos, discutible—.

El informe se cierra con un apartado algo menos pertinente pero no menos interesante, relativo a las charlas que dio una ejecutiva de Wattpad en la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. A tenor de esas charlas se explica que esa plataforma de comentario en línea de textos literarios (generalmente producidos por aficionados) dispone ya de un dispositivo de deep learning, denominado Story DNA, capaz de «analizar lo que sus usuarios están leyendo y cómo se interesan por cada narración» (p. 46); Hollywood, obviamente, se ha interesado ya por ese «sistema de selección de historias que se basa en datos reales de conducta» (p. 47).

La recepción empírica de la literatura está siendo aplicada por la industria al más alto nivel, lo cual lleva también a preguntarse sobre la «monetarización» posible de los estudios de recepción empírica (el sustantivo lo propone el propio informe). El algoritmo de Wattpad está orientado a descubrir las proporciones áureas de la fan fiction, el ADN ficcional mejor adaptado al mercado, la receta imbatible de la novela de éxito. Pero ¿qué entenderá por éxito el algoritmo? ¿Y qué entendemos nosotros?

La lectura social en Utrecht

Dentro de pocos días comenzará en Utrecht un importante congreso sobre humanidades digitales. Desde hoy pueden leerse los resúmenes de las ponencias, incluidos los de aquellas que componen la sección sobre lectura social. En un ejercicio de decantación y traducción que también forma parte de la práctica científica hago aquí una síntesis personal de los resúmenes.

Federico Pianzola y Simone Rebora expondrán en Utrecht los resultados de un extenso análisis informático de los comentarios de Wattpad. En esta plataforma, de implantación fundamentalmente angloparlante, se publican y comentan novelas —las juveniles con mucha mayor intensidad que las obras clásicas o destinadas a un público adulto—. La cantidad de datos que han procesado los autores le corta a uno la respiración, Y Los gráficos que incluye su resumen son impresionantes; habrá que asistir a la sesión para descubrir si descenderán a considerar el tipo de reacciones de los lectores, las conexiones con otras experiencias culturales, la introspección de los personajes, las apreciaciones estilísticas, las bromas y las exclamaciones que prodigan los usuarios de Wattpad.

Crédito: Federico Pianzola y Simone Rebora

Simone Rebora interviene asimismo en otras dos presentaciones: junto a Massimo Salgaro somete a escrutinio la crítica literaria en distintos medios —digitales, generalistas y académicos— y desarrolla una metodología que aspira a replantear aspectos fundamentales de la estilometría; y junto a Moniek Kuijpers y Piroska Lendvai revisa 180 reseñas de Goodreads buscando en ellas indicios de una experiencia de lectura inmersiva (definida según los criterios de la Story World Absorption Scale) ; luego, los autores comparan esos resultados del escrutinio manual con los de búsquedas algorítmicas, y proponen mejorar estos últimos entrenando a los ordenadores en reconocer el léxico de la inmersión («absorption lexicon»).

Peter Boot estudia las fuentes de autoridad cultural invocadas y aceptadas en varios corpus críticos digitales. Las editoriales y librerías (en línea) son las más frecuentes, seguidas por las declaraciones de los propios autores. Al otro lado del espectro, los profesores como expertos en las obras literarias «are almost invisible»: «the most important conclusion is that no, traditional critics are not highly valued on online platforms». Algo, sin duda, que debe hacernos reflexionar sobre la operatividad de la hermenéutica como práctica universitaria.

Gerhard Lauer y Maria Kraxenberger se centran en los cambios que ha experimentado la lectura en la era digital y expondrán en Utrecht nuevas metodologías de encuesta tendentes a objetivar los hábitos de lectura en línea y sin internet.

Por su parte, Berenike Hermann y Thomas Messerli se enfrentan a los prejuicios relativos a los comentarios sobre literatura en redes sociales. A partir de un corpus de reseñas alemanas, los autores han analizado qué hacen realmente los usuarios de la red cuando juzgan el valor literario, y en qué valores sustentan esos juicios. Lo que han descubierto, según adelanta su abstract, es que los comentarios de lectores ordinarios prestan una atención «considerable» a los aspectos formales, y no carecen de reflejos taxonómicos.

El congreso de Utrecht está siendo la comidilla en las facultades de Letras no solo por su excitante programa, sino también por sus tasas de inscripción, notablemente elevadas para los usos en ciencias humanas (aunque modestas en relación con disciplinas como la medicina). Las entidades estatales que financian proyectos de investigación suelen cubrir, al menos en parte, ese tipo de gastos de inscripción, y en algunos países se pueden deducir de los impuestos, de modo que casi siempre suponen una inversión pública indirecta. Precisamente por ello, los congresos científicos no deberían convertirse en artefactos extractivos, ni costear la estancia de científicos prestigiosos a expensas del esfuerzo económico de los científicos noveles. Cada vez son más audibles las voces que discuten el statu quo en la organización de congresos internacionales y advierten de los peligros que engendra en términos de diversidad científica e igualdad de oportunidades. Como resumía ayer mismo Lisa Mighetto, los congresos académicos son denunciados, cada vez con más frecuencia, como «neoliberal commodities—intellectual work products that produce haves and have-nots».

El Nickleodeón Algorítmico

Poco hacía presagiar que un coloquio sobre el videographic criticism organizado por la Freie Universität de Berlín tuviera tantos vínculos con la recepción empírica de la literatura. Ha sido estimulante, en primer lugar, escuchar a David Verdeure (Univ. de Amberes) hablar de proyectos arquitectónicos como metáforas de distintos aspectos de la crítica videográfica, y plantear sus experimentos deformaciones —o interacciones artísticas— con clásicos del cine como una manera de estimular reacciones analíticas por parte de los espectadores. Verdeure reivindica así una práctica universitaria deliberadamente no científica que pretende estimular el sentido crítico de sus usuarios.

En segundo lugar, Liz Greene (Liverpool John Moores University) ha reivindicado la cabina (the booth) como instrumento infravalorado para los estudios de recepción; ella, concretamente, ha empleado una cabina de registro audiovisual automático para recoger testimonios aleatorios de ciudadanos en torno a un proyecto de historia cultural. La recepción empírica de la literatura —me digo— podría servirse de estrategias similares para recoger reacciones «en caliente» a la salida de los teatros o de las lecturas públicas.

Pero sobre todo querría hablar aquí de lo que Shane Denson (Stanford Univ.) llama «el Nickelodeon algorítmico». Se trata de un experimento sencillo realizado con un electroencefalograma digital comercial. Los encefalogramas portátiles de NeuroSky registran ondas alfa, beta, gamma, delta y theta, con mediciones que —según indica Denson— han avalado numerosos neurólogos. La empresa propone algoritmos que sintetizan todos los datos de las ondas cerebrales en una única variable denominada «atención» —la cual supuestamente guarda correlación con lo que todos llamamos «atención», aunque ello no pueda someterse a crítica porque el algoritmo con el que se hace esa hipótesis semántica no es público—. En cualquier caso, los datos brutos están disponibles para el usuario que quiera —y sepa— interpretarlos.

Shane Denson, que ya había experimentado con las reacciones de los espectadores en un videoensayo interactivo, propone con su «Nickelodeón algorítmico» un dispositivo en el que las ondas cerebrales de los espectadores registradas por el casco de NeuroSky alteran la proyección en tiempo real. En función de la «atención» del espectador, la imagen se agranda o se reduce, la proyección se acelera o ralentiza. El investigador aspira así entre otras cosas, a recuperar un aspecto de la experiencia del primer cine, ya que a principios del siglo XX no era raro que los proyeccionistas modulasen la velocidad, e incluso el sentido del carrete, en función de las reacciones de su público.

El «Nickelodeón algorítmico» trata de hacer reflexionar de manera lúdica sobre la historia del cine y sobre la posición del espectador. (Recordemos que nickelodeon era la denominación anglosajona de muchas de las primeras salas de proyección cinematográfica). No es, claro está, un instrumento para el análisis de la recepción, ya que las reacciones que siguen a la percepción transforman el objeto de la percepción. (Cabe preguntarse por ello si el «Nickelodeón algorítmico» no nos habla también, emblemáticamente, de la paradoja formulada por Wittgenstein en una de sus últimas clases en Cambridge, según la recoge Ray Monk: «si observas, es decir, si te pones a observar tus propios sucesos mentales, los alteras y creas unos nuevos»). Pero la propia dimensión lúdica del experimento de Shane Denson ilustra hasta qué punto los dispositivos de monitorización biométrica se han vuelto accesibles y nos permiten ensayar nuevos ángulos de ataque para viejos problemas.

Leer con bótox

En el último número de Mente & Cerebro se traduce un artículo de Christian Wolf sobre las dimensiones somáticas de la consciencia. No es solo el cerebro, sino también el aparato digestivo, el ejercicio muscular, las contracciones del corazón los que «proporcionan un “marco de referencia subjetivo” para las vivencias conscientes» y las condicionan de forma determinante.

Entre otros experimentos, Wolf alude a uno que atañe a la lectura (no proporciona la referencia exacta, pero probablemente piensa en Havas et al.): «existen numerosos ejemplos de cómo el cuerpo respalda nuestro pensamiento. En 2010, los investigadores demostraron que si se impedía que los sujetos frunciesen el ceño mediante una inyección de bótox en los músculos de la frente, les resultaba más difícil comprender los textos que contenían un matiz negativo. Pero cuando leían un pasaje que trataba sobre la despedida para siempre de un amigo, lo entendían más rápido. Al parecer, una reacción del cuerpo, como fruncir el ceño, favorece la comprensión lectora [en función de factores temáticos, se entiende]».

El artículo abunda en cómo en la cognición no interviene únicamente el cerebro, sino toda la experiencia corporal acumulada, e inevitablemente menciona el córtex premotor, una de las áreas cerebrales en las que se hallan las famosas «neuronas espejo» (MNS, por sus siglas en inglés). El germanista Gerhard Lauer fue uno de los que primero advirtieron que la lectura funciona porque moviliza la infraestructura neuronal constantemente ejercitada en las relaciones sociales humanas. En Leer la mente —un ensayo exitoso sustentado en una documentación irrisoria—, Jorge Volpi hacía un uso abusivamente metafórico de este descubrimiento y terminaba argumentando, poco más o menos, que leer sobre una relación sentimental supone experimentar esa misma relación (leer sobre un crimen supondría, igualmente, cometer ese crimen).

Lingüistas cognitivos como Ray Jackendoff hablan de las neuronas espejo de una manera menos exaltada: leer sobre ciertas acciones no las reproduce, sino que simplemente involucra una comprensión motora; dicho de otro modo: comprender algunas acciones supone vincularlas a nuestra experiencia de la realización de las mismas. Jackendoff, que se cuenta entre quienes insisten en el carácter multisensorial de la construcción de conceptos, sugiere casi de pasada que el MNS no sería el comando de la acción, como suponen Volpi y algunos filólogos, sino la idea de la acción: una forma de conceptualizar mediante la percepción, o mediante la memoria de la percepción.

Chris Frith explica que son sólo algunas neuronas relacionadas con un movimiento las que aumentan su actividad al ver realizar el movimiento en cuestión, lo que se presenta como una oxigenación del área cerebral en una resonancia magnética funcional; esas áreas tendrían mucho más riego oxigenante si la acción se realizase efectivamente.

Nada de ello le roba un ápice de maravilla a un fenómeno neuronal que, según parece, los humanos sólo compartimos con algunos primates y que implica la atribución de funciones semánticas a la corteza premotora. Es probable que las neuronas espejo jueguen un papel determinante en la actividad imaginativa humana, y por ende en la capacidad para diseñar ficciones y simulacros.

No es esta la ocasión de pasar revista a las muchas publicaciones que indagan en si la lectura de ficción fomenta el desarrollo de competencias empáticas. Lo que el experimento del bótox pone de relieve es más bien el movimiento en sentido contrario: que ponemos nuestra empatía al servicio del texto, y que comprendemos un texto en la medida en que trata de aspectos ya comprendemos… con todo el cuerpo.


REFERENCIAS: Christian Wolf: «¿Somos solo cerebro?», Mente & Cerebro, nº 96, mayo/junio de 2019, 56-61. || David A. Havas et al.: «Cosmetic use of botulinum toxic-A affects processing of emotional language», Psychological Science, vol. 21, nº 7, 2010, 895-900. || Gerhard Lauer: «Going Empirical. Why We Need Cognitive Literary Studies», en Journal of Literary Theory, vol. 3, nº 1, 2009, 145-154. || Chris Frith: Descubriendo el poder de la mente. Cómo el cerebro crea nuestro mundo mental, Barcelona: Ariel, 2008 [2007]. || Ray Jackendoff: A User’s Guide to Thought and Meaning, Oxford / New York: Oxford University Press, 2012. || Jorge Volpi: Leer la mente, Madrid: Alfaguara, 2011.

¿Por qué ocurren tantas desgracias en la ficción?

Muchos estudios han comprobado que las narraciones más populares relatan hechos infrecuentes, con frecuencia desgraciados. Un artículo publicado la semana pasada en Palgrave Communications explora el hipotético atractivo de las desgracias. Conforme a su hipótesis inicial, lo que estaría sobrerrepresentado en la literatura no serían exactamente las desgracias, ni la amenaza de las desgracias, sino cierto tipo de amenazas, que los autores denominan «ordalías»: las desgracias graves, infrecuentes y (hasta cierto punto) reparables.

Olivier Morin, Alberto Acerbi y Oleg Sobchuk han analizado 744 resúmenes de novelas norteamericanas del siglo XX, y han descubierto que en ellas la muerte violenta era 400 veces mayor que en la realidad; también estaba sobrerrepresentada en ese corpus la muerte natural, lo cual venía a cuestionar la hipótesis de la ordalía (ya que la muerte natural no tiene, ay, nada de raro). Ahora bien, analizando lexicométricamente un segundo corpus compuesto de diarios y cartas, los investigadores se percataron de algo más interesante aún, y es que esa desproporción también estaba presente en textos factuales.

Los investigadores partían de un postulado frecuente, según el cual la ficción —como los sueños— nos propondría simulaciones de situaciones conflictivas; consumir ficción sería una manera de entrenarse en la resolución de esas situaciones sin padecerlas directamente.

El resultado del estudio, sin embargo, no casa con esa asunción, ni avala que las «ordalías» sean especialmente frecuentes. Pero una investigación no tiene por qué confirmar su hipótesis para ser fascinante, y esta lo es, porque nos obliga a enfrentarnos ante la importancia de la desgracia en los relatos que hacemos del mundo, y a preguntarnos lo que esperamos de ella.


REFERENCIA: Morin, O. / Sobchuk, O. / Acerbi, A. (2019): «Why people die in novels: Testing the Ordeal Simulation Hypothesis», Palgrave Communications, 5, 2.

Sí, comprendemos mejor en papel (sobre todo con prisas)

¿Cuántos artículos hemos podido leer en los últimos meses que comparasen la lectura en papel y la lectura en pantalla? Unos cuantos, si incluimos en la cuenta los de divulgación como el que Maryanne Wolf publicó en The Guardian el verano pasado. ¿No sería muy útil que alguien se tomase el trabajo de leer esos estudios y hacer un balance?

Ese es el gran favor que nos ha hecho un equipo de la Universidad de Valencia integrado por Pablo Delgado, Cristina Vargas y Ladislao Salmerón, junto con la psicóloga israelí Rakefet Ackerman. El resultado ha sido publicado en el último número de Educational Research (25, 2018). Estos investigadores han recopilado más de mil trescientos estudios académicos en los que se comparaba la lectura en pantalla y la lectura en papel, para después centrarse en los 54 que permitían una comparación estadística con criterios estables y pertinentes. La mayoría de esos 54 estudios han sido realizados con estudiantes de grado y sobre textos informativos; la comprensión lectora se suele medir en ellos mediante una combinación de preguntas textuales e inferenciales.

El meta-análisis de esos 54 estudios confirma que tasa de comprensión es mayor si el texto está impreso, y menor si se lee en una pantalla, sobre todo cuando se dispone de un tiempo limitado para efectuar la tarea de lectura. Esa desventaja del texto digital se vuelve especialmente conspicua cuando además hay que desplazarse hacia abajo en la pantalla (scroll). Por el contrario, la diferencia entre medios resulta apenas significativa con textos narrativos (factuales, según entiendo), debido quizá a una mayor proximidad de éstos con los escenarios comunicativos de los lectores.

Uno de los resultados más llamativos e inesperados de esta investigación es que la mayor dificultad de la comprensión en pantalla no se ha reducido con el paso del tiempo. La horquilla cronológica considerada abarca de 2000 a 2017, periodo en el que la calidad de nuestra lectura digital, de hecho, ha empeorado, a pesar de que todos la practicamos cada vez más.

Los autores del artículo concluyen su balance con una advertencia a quienes coordinan los proyectos pedagógicos institucionales: «ignorar la evidencia de una sólida inferioridad de la pantalla [en la resolución de tareas de comprensión lectora] puede conducir a decisiones políticas y educativas erróneas».


REFERENCIA: Delgado, Pablo / Vargas, Cristina / Ackerman, Rakefet / Salmerón, Ladislao (2018): «Don’t throw away your printed books: A meta-analysis on the effects of reading media on reading comprehension», Educational Research Review, 25, 23-38.

Lector in pictura

En una de sus publicaciones más recientes, el hispanista Jean-François Botrel ha estudiado una larga serie de representaciones gráficas de la lectura entre finales del siglo XIX y principios del XX. Muchas de ellas dan testimonio de una marcada y generalizada voluntad de democratizar la lectura. Con la sagacidad que lo caracteriza, Botrel advierte que de tales imágenes se pueden deducir ciertos usos esterotipados de los textos: cómo, por ejemplo, las lecturas de los hombres suelen ser «lecturas concentradas». Abundan también las mujeres lectoras, asociadas frecuentemente con el consumo de revistas (ahora bien, «recuérdese que dichas representaciones son casi todas obra de varones»).

Todas estas representaciones —concluye— son muchas veces meliorativas, idealizadas, pero en su conjunto «nos recuerda[n] la relatividad y la variabilidad de lo que solemos entender hoy por leer y lectura».


REFERENCIA: Jean François Botrel: «Las representaciones de la lectura en España (siglos XIX-XX)», en: María Carreño / Aitana Marcos / Ítaca Palmer (eds.) Cartografía de la investigación en didáctica de la lengua y la literatura, Granada, Universidad de Granada, 2017, pp. 15-41.

Un cuento para que los niños coman verduras

De estar en lo cierto Metro, periódico gratuito belga, la recepción empírica de la ficción interesa enormemente al ciudadano medio. Casi dos de las veinte páginas que componen su número de hoy tratan de la relación entre la ficción y la realidad. (La proporción es más llamativa si consideramos que de las otras 18, cinco y media están dedicadas a publicidad, dos a pasatiempos y dos a la programación de la televisión). En un caso se explica que Disney está revisando los modelos femeninos que proponen sus películas, y se convoca el testimonio de Sarah Sepulchre, profesora de la Universidad Católica de Lovaina.

El otro caso no es propiamente una noticia, sino una campaña promocional. Les Aventures de Max et les légumes magiques es un cuento infantil dramatizado que cierta cadena de supermercados propone gratuitamente con el objetivo de incentivar el consumo de verduras entre los niños. Los episodios se están seriando semana a semana. Sería estupendo saber qué resultado da el experimento, aunque no parece que el supermercado en cuestión prevea ningún seguimiento. Por cierto, ¿es baladí que esta ficción deba escucharse en un dispositivo móvil y no pueda ser leída directamente por los padres?

Hito bibliográfico alemán sobre la lectura

Gracias a un largo artículo-reseña de Uwe Schütte en la revista vienesa Volltext (1/2019) tenemos noticia de la aún reciente publicación de un monográfico alemán sobre la lectura: Lesen, editado por Rolf Parr y Alexander Honold (De Gruyter, 2018).

«Close reading», subtitula Volltext

Como todos nosotros, Schütte lee llevado por sus preocupaciones, ofreciéndonos un resumen personal, ameno y por momentos cómico del libro en cuestión. Entre otras cosas, se detiene a considerar cómo la no-lectura conforma la parte principal de las prácticas lectoras de una época —la nuestra— de clara sobreproducción, e ironiza sobre si el entusiasmo actual por el distant reading en las facultades de Letras procederá del hecho de que ésta exime a los profesores de literatura de la penosa tarea de leer.

Este no es el único pasaje en el que Schütte manifiesta su preocupación por cómo la tecnología digital está alterando una relación epistemológicamente productiva con los textos. Aun así, rompe una lanza por algo que en este observatorio nos interesa especialmente, y que es la discusión literaria en redes sociales:

«Uno puede mofarse de las reseñas amateur en páginas web de “social reading”», ya sea por los criterios de valoración aplicados, a menudo puramente subjetivos, ya por la elección de lecturas literarias poco exigentes; aun así, esas “communities” de lectores/recensores podrían representar un nuevo contrapeso a la crítica literaria oficiosa y cooperar, mediante su efecto estimulante, a la propagación de actividad lectora».

De Lesen, de momento, uno sabe lo que cuenta Schütte (se trata de una no-lectura en la modalidad de lectura indirecta). Como el volumen tiene un precio exorbitante, independientemente del formato en que se compre (¡¿en serio?!), resultará difícil poseerlo en su totalidad, pero el que esto escribe querrá consultarlo al menos para leer el capítulo sobre las lecturas fallidas, el misreading que en cierto modo es toda lectura literaria.


REFERENCIA: Rolf Parr / Alexander Honold (eds.): Grundthemen der Literaturwissenschaft: Lesen, Berlin / New York: De Gruyter, 2018.

DH2019

Entre los días 8 y 12 de julio se celebrará en Utrecht el próximo congreso de la Alianza de Organizaciones de Humanidades Digitales. Entre las muchas conferencias y talleres que allí se propondrán figura la sección «Digital Humanities for the Study of Social Reading». En ella se agruparán estudios de caso sobre la lectura en entornos digitales, realizados desde diferentes perspectivas metodológicas. Las tasas de inscripción para estudiantes son especialmente tentadoras…