De retraducción a recepción…

El 11 de diciembre tuvo lugar el coloquio “Figures du retraducteur” (Figuras del retraductor), organizado por el Centro Interdisciplinar de Investigación en Traducción e Interpretación (CIRTI) en la Universidad de Lieja. En él se dieron cita traductores y traductólogos para reflexionar sobre la retraducción —entendida como una nueva traducción de un texto que ya se ha traducido a la misma lengua con anterioridad— y, más particularmente, sobre las distintas facetas de la tarea del retraductor. En esta entrada se pasa revista a las distintas ponencias, con un enfoque en el vínculo que se puede establecer entre retraducción y recepción.

Abrió la jornada el traductólogo Yves Gambier con consideraciones sobre la retraducción no literaria. Subrayó que, en el caso de textos no literarios, conviene ir más allá de esta perspectiva únicamente diacrónica para tener en cuenta también el contexto sincrónico en el que se publican. De hecho, cada traducción se inscribe en una episteme particular y, por consiguiente, es necesario interesarse por ese marco cognitivo y por los textos que circulan en la misma época. El ejemplo de las sucesivas traducciones de la obra de Darwin muestra una evolución en su recepción: vista primero como un trabajo científico balbuceante, llegó a leerse como un texto importante de la Historia de las ciencias y de las ideas, hasta que finalmente se reconoció incluso su valor estético. En este sentido, Yves Gambier, recurriendo a un texto de Berman (1995) en el que se distinguen siete etapas en la “translación” de un texto traducido a otro polisistema, invita a repensar las relaciones que unen los conceptos de retraducción, innovación y canonización.

De Darwin se pasó a Vargas Llosa de la mano de Albert Bensoussan, quien, aunque no pudo estar presente, escribió para la jornada un texto titulado “Retraduire: le repentir” (Retraducir: el arrepentimiento), en el que compara la retraducción de una obra literaria con la práctica, frecuente en pintura, de volver a pintar sobre la primera prueba. En 2015 Bensoussan retradujo, junto con su amiga Anne-Marie Casès, Conversación en La Catedral, cuya primera traducción al francés se remontaba a 1973. La mala recepción de esta primera versión, que apenas se vendió, fue el motivo esgrimido por Gallimard para que se emprendiera otra traducción. Al comentar una serie de elecciones de traducción (traducción del título, de los nombres propios y apodos, de los referentes culturales), Bensoussan reafirmó su voluntad de luchar contra el etnocentrismo y de darle al lector el acceso a un texto extranjero, conservando distintos términos en español y añadiendo notas del traductor, entre otras estrategias.

En mi propia ponencia, estudié el mismo caso de retraducción desde otra perspectiva. El análisis comparativo de las dos versiones francesas de Conversación en La Catedral permite afirmar que la manera de traducir los verbos dicendi, puntos de referencia cruciales en un texto tan complejo, hace la retraducción más fácil de leer que la primera versión francesa. Las elecciones de los retraductores aclaran los saltos temporales, marcan los distintos niveles enunciativos y ayudan a identificar más rápido a los interlocutores. Sus intervenciones contribuyen por lo tanto a guiar al lector, hacen el texto más legible y podrían constituir un intento por parte de la editorial parisina Gallimard de alcanzar una recepción más amplia.

En el caso de Josée Kamoun, fue una experiencia personal de recepción lo que la llevó a retraducir 1984: la lectura de la primera traducción francesa no la sumió en la misma sensación de terror que había sentido años antes al leer la obra original de Orwell. Así pues, intentó recrear este efecto global del texto en su nueva traducción, mediante el uso del tiempo presente o del tuteo, por ejemplo, que reducen la distancia entre el relato y el lector. A su vez, la retraducción de Josée Kamoun suscitó reacciones virulentas y antagonistas, en una especie de debate de los antiguos y modernos, a veces originadas por cuestiones puntuales, como la traducción de newspeak, por ejemplo. En francés como en español, la (primera propuesta de) traducción (novlange/neolengua) del término se ha impuesto en el léxico común para referirse a un lenguaje acordado, que da rodeos para esconder la verdad. A Josée Kamoun le parece que esta resemantización del término está muy lejos de lo que escribió Orwell: el newspeak no es una lengua; muy al contrario, es un virus que se introduce en la lengua para que ésta se vaya vaciando. Por esta razón, Josée Kamoun decidió forjar un término nuevo, que le diera de vuelta su fuerza original a newspeak. Para ello, respetó las reglas morfológicas inventadas por Orwell y empleó el infinitivo: néoparler. Esta decisión, sin embargo, contrarió a algunos críticos y especialistas de Orwell, apegados a la primera traducción.

La segunda parte de la jornada dio paso a otra figura del retraductor, la de la escritora-traductora Marie Darrieussecq quien, en una entrevista llevada por Valérie Bada, evocó el lugar de la traducción en su práctica profesional. La autora la concibe casi como una meditación, como una manera de relajarse ya que cuando traduce, a diferencia de cuando escribe, la materia preexiste y solo falta tirar del hilo y tejer el texto encontrando la palabra justa. La escritora decidió retraducir a Ovidio, Virginia Woolf y James Baldwin, autores que admira, para dar a otros lectores la oportunidad de descubrir sus obras. Sus retraducciones reflejan su lectura e interpretación personal de las obras, así como la relación que construye con los autores a lo largo de las páginas.

El aumento de popularidad de las novelas de fantasy, acelerado por el éxito de series televisivas como Juego de tronos, causó una ola de retraducciones. En su ponencia, Vivien Féasson intentó determinar si ésta es la prueba de la consagración del género o si más bien forma parte de una gran operación de comunicación.

Las dos últimas ponencias relacionaban retraducción e ilustración. Patricia Willson retradujo seis obras para la joven editorial catalana Libros del Zorro Rojo, especializada en libros ilustrados. En estos procesos de traducción no pudo ver las ilustraciones antes de publicado el libro sino en una ocasión; los ilustradores tampoco pudieron leer sus traducciones a la hora de dibujar. Nos podemos preguntar entonces qué texto ilustraron realmente. El volumen invita al lector a hacer una lectura conjunta del texto y de la imagen y, sin embargo, en el momento de su concepción nunca es el caso. Ocurre lo contrario en las retraducciones de Alicia estudiadas por Justine Houyaux, ya que René Bour y las hermanas Herbauts son a la vez retraductores e ilustradores y transmiten su reinterpretación respectiva de la obra de Lewis Carroll simultáneamente por el texto y la imagen.

Como se ve, a lo largo de las ponencias surgió de forma recurrente la cuestión de la recepción, que interviene a distintos niveles en el fenómeno de la retraducción. Las editoriales presentan a menudo la mala recepción de la primera traducción de un texto como un motivo para volver a traducirlo, con esperanzas de alcanzar un mayor número de lectores. Sin embargo, la retraducción también podría dar testimonio de la buena recepción de un género literario como la fantasy. Por otro lado, el deseo de retraducir puede nacer de una experiencia de lectura y de unas ganas de arrojar una nueva luz sobre los textos, de ofrecerles otra posibilidad de recepción, que será el producto no solamente de la retraducción en su textualidad sino también del contexto cultural e intelectual en el que se inscribe. Las intenciones declaradas de los editores y de los traductores no garantizan, sin embargo, una lectura conforme a sus expectativas y puede que exista un profundo desfase entre producción y recepción.


REFERENCIAS: Antoine Berman: “La retraduction comme espace de traduction”, Palimpsestes, n°4, 1990, 1-7. || Antoine Berman: Pour une critique des traductions: John Donne, Paris: Gallimard, 1995.

La lengua de las estrellas

Varios investigadores de Göttingen y de Basilea están llevando a cabo, as we speak, una tanda de experimentos, a cual más ambicioso, a partir de los comentarios de lectura almacenados en redes sociales de lectores, como Goodreads. Su corpus crece a ojos vista, alimentado por las bombas de extracción de las humanidades digitales, y se cuenta ya en decenas de millones de testimonios.

Una de las principales investigadoras de ese prolífico grupo de colaboradores es Berenike Herrmann, de la Universidad de Basilea. He tenido el placer y el privilegio de escuchar la conferencia que impartió a principios de semana en la RWTU de Aquisgrán, dentro de un ciclo organizado por el grupo Accels, en la cual presentó su última hornada de resultados.

Para su estudio más reciente ha reunido 1,4 millones de comentarios en alemán, procedentes de la plataforma LovelyBooks. El supuesto de partida al abordar ese corpus era que un análisis automatizado podría hacer aflorar «esquemas de evaluación latentes». En el horizonte riela el designio de desmontar los estereotipos insistentemente asociados a los lectores ordinarios, supuestamente superficiales, emocionales, subjetivos, olvidadizos de la forma y proclives a la «identificación con los personajes» (fórmula tópica que, como venimos advirtiendo muchos, cubre y en parte eclipsa estrategias de apropiación de los textos radicalmente diversas).

En primer lugar, Berenike Herrmann concentra su atención en las estrellas; es decir, en la valoración global que cada lector hace de cada uno de los libros que lee y consigna en la plataforma, y que se traduce en un número de 1 a 5 en los iconos con forma de estrella previstos a tal efecto. Herrmann observa que el baremo de valoración no es constante, sino que está modulado por los géneros de los textos. En otras palabras: tout se passe comme si los lectores tendieran a ser más exigentes con ciertos géneros, escatimándoles las estrellas, y más espontáneamente generosos con otros (empleo adrede el socorrido embrague hipotético bourdiano, que da cuenta de una correlación sin comprometerse en firme con ninguna conclusión).

Lo más interesante llega a continuación, cuando la investigadora cruza esas valoraciones holísticas (y a veces preconscientes, como sé por experiencia propia) con el análisis estilométrico de los comentarios de los lectores (lo que vulgarmente llamamos «reseñas»). Con ello aspira a responder a preguntas como las siguientes: ¿cuáles son los términos estadísticamente sobrerrepresentados en las «reseñas» dedicadas a libros que se tienen por «buenos» (es decir, que han sido evaluados positivamente con un número elevado de estrellas)?; ¿y las categorías aplicadas más frecuentemente a los libros «malos» (con pocas estrellas)?; ¿qué es lo que quieren decir, en definitiva, esas estrellas, muchas o pocas, en las que los lectores cifran el brillo, el esplendor —o, por el contrario, la oscuridad y la frialdad— de sus lecturas literarias?

No quiero vender aquí todo el pescado, entre otras cosas porque el pescado no es mío y porque Berenike Herrmann no ha publicado aún los resultados de su investigación. Solo gulusmearé un poco, entreabriendo la cacerola de las conclusiones. Resulta, por ejemplo, que cierto tipo de evaluación recurre a una enunciación colectiva, expresada en flexiones plurales, mientras que las valoraciones de signo opuesto recurren al más esperable pronombre de primera persona. También los signos de exclamación, los comentarios narratológicos y las expresiones modalizadoras están repartidos de manera desigual entre las distintas categorías —pocas estrellas, muchas estrellas— de ese extensísimo corpus.

Las estrellas otorgadas a los libros pueden resumir, por lo tanto, operaciones intelectuales más complejas y variadas de las que se suelen atribuir a los lectores ordinarios. Es cierto que, en ocasiones, el gesto de otorgar una, dos, tres, cuatro o cinco estrellas es la manera de aplazar sine die el momento reflexivo; pero otras veces, muchas veces, es solo la síntesis muda de una lectura cuerpo a cuerpo.

Nuestra pasión por la violencia

En uno de los últimos números de Die Zeit (nº 48, 21 de noviembre de 2019) se discute la fascinación por la violencia que permea la cultura popular actual. Se habla allí de ello como si fuera un fenómeno reciente, aunque por supuesto, los pliegos de cordel, los Moritaten, el grand guignol, las versiones primigenias de los cuentos tradicionales y otros géneros de ficción (o de estatuto liminar) dan testimonio de la longevidad de ese gusto.

Es posible, de hecho, que esa fascinación conecte con pulsiones ancestrales. Verena Kast, profesora suiza de psicología, la relaciona en Die Zeit con un reflejo primordial de los seres vivos: el de rastrear. Rastrear «presas, agua, parejas sexuales»; los acertijos —concluye Kast— tendrían para la mente humana el mismo poder de atracción reflejo que las cosas en movimiento.

Imagen procedente de la página web del ilustrador Jonathan Meese.

Por otro lado —prosigue el artículo—, las historias de violencia de la cultura popular suelen coronarse con su propia desactivación, con la restauración del orden. Ello podría tener un efecto apaciguador en los consumidores, mediante la liberación de la tensión que clausura el proceso catártico inducido por la tragedia simulada. Así lo intuyó Aristóteles hace dos milenios y pico. La cosa cambia, probablemente, en ausencia de restauración, cuando se niega a los lectores o espectadores la posibilidad (ficcional) de reconciliación con el mundo.

Se han vertido ríos de tinta sobre la violencia en comics, videojuegos y espectáculos audiovisuales. Hoy parece superada la tesis de una relación causal y directa entre el consumo de este tipo de ficciones y el comportamiento violento. Pérez Fernández et al. resumieron en 2014 la historia de las polémicas en torno a los videojuegos, citando numerosos estudios que desvinculan su consumo de una mayor morbilidad psicológica o de una conducta asocial. Si «existía un incremento de la agresividad de los jugadores tras la práctica del videojuego», esta era pasajera y «no se traducía en comportamientos agresivos reales […]. Estudios posteriores cuestionarían, incluso, que tal agresividad simbolizada aumentara realmente» (p. 66). Los autores hicieron también la crónica de la refutación de los estudios que establecían una supuesta causalidad entre el consumo de violencia televisiva y la criminalidad, ignorando muchos factores contextuales que, después de todo, podían ser determinantes. Ahora bien, casi simultáneamente —en 2013—, Lavinia McLean y Mark Griffiths llegaban a un corolario más matizado: aunque no haya evidencias netas de causalidad, conviene tener presentes las correlaciones atestiguadas en numerosos estudios entre el uso de videojuegos violentos y la insensibilización, las emociones de hostilidad y el abandono de ciertas virtudes dóxicas, como el estudio o la templancia.

Existen innumerables publicaciones sobre la representación de la violencia en la literatura, pero tengo la sensación de que, en comparación con los videojuegos y los productos audiovisuales, son pocos los estudios relativos a los efectos, los afectos o las funciones que esas narraciones textuales pueden tener en las vidas del público lector (más allá de los relatos monitorios de los siglos XVIII y XIX que ha resumido brillantemente Karin Littau). El volumen de Laura Tanner Intimate Violence podría ser una excepción. Quedan, sin embargo, muchos interrantes por abordar. ¿El tipo de representación de la violencia —más o menos cruda, más o menos estetizada— tiene alguna repercusión sobre la recepción? ¿Ha cambiado la ubicación sociológica del consumo de ficciones violentas? ¿Los usos y efectos de la simulación verbal de la violencia son análogos a los de otros medios? A todas esas cuestiones podría subyacer otra, paradójica, casi escolástica, pero que no me resisto a plantear: la violencia leída ¿sigue siendo violencia, o se encuentra más allá —o más acá— de lo sensorial?


REFERENCIAS: Karin Littau: Theories of Reading. Books, Bodies and Bibliomania, Cambridge: Polity Press, 2006 || Lavinia McLean / Mark Griffiths: «The psychological effects of videogames on young people: A review», Aloma, vol. 31, nº 1, 2013, 119-133 || Francisco Pérez Fernández et al.: «Violencia, psicología y videojuegos: historia de una relación controvertida», EduPsykhé, nº 13.1, 2014, 49-74 || Laura E. Tanner: Intimate Violence. Reading Rape and Torture in the Twentieth Century Fiction, Bloomigton: Indiana, 1994.