El cerebro perro

Érase una vez en tu cerebro (Planeta, 2022) es un volumen bienvenido en un mercado editorial que, como el hispanohablante, no desborda precisamente de estudios solventes sobre los efectos de la literatura. Su autor, Eduardo Vara, hace propia una fórmula estilística de divulgación cuya fortuna han acreditado obras como La cocina de la escritura de Cassany: capítulos breves, redacción en segunda persona singular e ilustración práctica de las tesis en el propio cuerpo del texto: «imagínate si te digo…», «mira lo distinto que habría sonado…».

En lo fundamental, podría decirse que Érase una vez en tu cerebro inquiere las bases cognitivas del placer lector, y las encuentra en imágenes complejas, expectativas frustradas, tensiones dilatadas, significados ocultos. Al cerebro humano, como a los perros, le gusta entretenerse un rato con un hueso duro antes de extraer el tuétano. En el libro de Vara, lo mollar —que es mucho— reposa sobre estudios publicados en revistas de neurociencia y de psicología, y se halla ilustrado con ejemplos de continentes y circuitos culturales muy variados: Ben Aaronovitch, Neil Gaiman, Jane Austen, N. K. Jemisin, Chimamanda Ngozi Adichie, Haruki Murakami…

En la exposición juega un papel medular la rehabilitación de la noción original de «meme», de Richard Dawkins, y su empleo como clave para comprender la interpretación hegemónica de ciertas novelas, como Lolita (176-177 y passim). En paralelo, el autor desgrana una serie de ideas saludables que aún no gozan de demasiada circulación; por ejemplo, que conocer el desenlace de una ficción no solo no arruina la lectura, sino que puede hacerla más placentera (69); que la empatía sentida por los lectores quizá no dependa tanto de la materia leída cuanto de la «proximidad identitaria» entre aquellos y los personajes (126); que «cuando encontramos una interpretación satisfactoria y coherente para un relato, ni nos planteamos si es la que su autor pretendía transmitirnos», sino que «asumimos que lo es e, incluso cuando percibimos que podría haber otras interpretaciones válidas, por el sesgo de proyección, tendemos a pensar que la nuestra es la buena» (252).

A menudo Eduardo Vara se aleja de los experimentos psicológicos y asume que el éxito de una obra procede, en sustancia, de un único rasgo formal, como puedan ser los narradores múltiples de Juego de tronos (88), el estilo informativo de A sangre fría (95), la credibilidad emocional que presentan los personajes de Harry Potter (104), la parquedad de datos sobre el aspecto físico de Emma Bovary (110) o la reconciliación final del Montescos y Capuletos (243). Tanto es así que este volumen casi podría leerse también como un manual de escritura creativa, de no ser porque, evidentemente, la capacidad de magnetizar a los lectores no radica en un único ingrediente.

Y si aceptamos que no es así, que no hay una única fórmula de éxito —porque quizá el éxito literario no sea una única cosa—, entonces esos pasajes incurren en la falacia post hoc ergo propter hoc; es decir, parten de la fortuna comercial de una obra literaria y postulan que esta ha de tener su causa en su rasgo formal más sobresaliente. Ojalá el gusto literario de la mayoría fuera tan fácil de halagar. Cuántas veces el éxito de una obra no se da por cierto al día siguiente de su publicación, haciendo del anuncio un acto de habla performativo, y cuántas veces no habremos dicho, ante una obra de éxito, «a otro perro con ese hueso».


OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
Álvaro Ceballos Viro (28 de febrero de 2023). El cerebro perro. OREL. Recuperado 25 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/skmt


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search