La pervivencia de la lectura

¿Es una fatalidad el desinterés lector de las nuevas generaciones? ¿Llegamos a un punto de no retorno? Al leer las numerosas y frecuentes publicaciones sobre el descenso de los hábitos lectores de los jóvenes, nos podríamos preocupar por el futuro de la lectura y plantearnos estas preguntas un tanto dramáticas. A menudo, se culpa a las nuevas tecnologías por este desinterés lector: las pantallas y los estímulos audiovisuales ejercen una atracción en los jóvenes con la que la lectura ya no puede rivalizar. En oposición a esta «visión dualista» que concibe lectura y pantallas como dos campos enfrentados, los autores de una investigación publicada en el último número de la revista Ocnos muestran cómo los jóvenes aprovechan las nuevas tecnologías para generar nuevos géneros discursivos y espacios de socialización en torno a la lectura.         

En esta investigación, las prácticas lectoras de jóvenes que utilizan la plataforma YouTube para comentar y compartir sus lecturas son analizadas con el propósito de establecer una tipología de los contenidos publicados en sus canales. A partir de una muestra de seis canales booktubers en habla hispana, Ana-María Margallo y Lenin-Vladimir Paladines-Paredes identifican tres categorías de contenidos a las que asignan las etiquetas de «selección», «colección» y «análisis». Amén de haber permitido esta diversificación de contenidos acerca de la lectura, el uso creativo que hacen los booktubers de la plataforma conllevó la consolidación de una comunidad de lectores que interactúa constantemente en este espacio virtual. El carácter dinámico y participativo de las prácticas booktubers se ejemplifica particularmente en videos de «selección», en los que los jóvenes se retan entre sí para responder a preguntas sobre sus hábitos lectores o sus personajes y géneros literarios preferidos. Los booktubers incitan a sus seguidores a unirse al reto y así ellos también participan en la búsqueda y la puesta en común de información sobre la lectura. En esta categoría de videos, los jóvenes imprimen a sus prácticas lectoras una dimensión lúdica, que no solamente genera entretenimiento sino que también promueve la lectura como una práctica que se aleja del ámbito privado para adquirir una dimensión social y alcanzar un público cada vez más amplio.         
                  
Al lado de estos videos interactivos, encontramos una vertiente coleccionista que cuenta, entre otras cosas, con videos en los que los booktubers proponen resúmenes y apreciaciones personales de las lecturas que realizaron durante un período de tiempo específico. Estos videos brindan información interesante sobre los hábitos lectores de los booktubers: su ritmo de lectura, que se sitúa entre 6 y 12 libros por mes, permite inferir que son lectores fervientes y asentados. Estas cifras desmienten —o, al menos, permiten relativizar— la idea según la cual los jóvenes ya no leen, y aún más si tomamos en cuenta la gran cantidad de canales booktubers en la red y el importante número de seguidores con los que cada uno de éstos cuenta.         

Las dos categorías de contenidos mencionadas coexisten con videos reflexivos y analíticos en los que predomina el deseo de compartir el conocimiento en torno a la literatura. La etiqueta de «análisis» remite a un abanico de prácticas lectoras fundamentadas en la profundización y en las que se evidencia un profundo afán instructivo. Así, los booktubers proponen reseñas, guías de lectura y estudios interdisciplinarios con la voluntad de compartir su conocimiento y de guiar a sus suscriptores en su proceso lector, que los booktubers facilitan al ofrecer consejos sobre la manera de abordar ciertos autores, obras o temáticas literarias.

Este análisis de prácticas lectoras en contextos virtuales muestra que los booktubers son lectores activos que utilizan las herramientas tecnológicas para crear contenidos originales y novedosos acerca de la lectura, y así actúan como mediadores de un proceso lector en constante evolución. Siendo el enfoque del estudio la clasificación de las prácticas booktubers, no se analiza en detalle el contenido de sus discusiones sobre sus lecturas. Sin duda, éstas representan una fuente de información muy valiosa para el estudio de la recepción empírica ya que visibilizan los comportamientos lectores de los jóvenes al margen de las instancias educativas. Para los autores del estudio, sería crucial estudiar estas prácticas desde un enfoque didáctico para proyectarlas en el campo de la educación, y así adecuar la formación escolar a los intereses de las nuevas generaciones, al mismo tiempo que permitiría seguir fomentando la lectura desde el ámbito escolar.         

El rol de la escuela en el fomento lector es una preocupación central en otro artículo recogido en el mismo número de la revista, donde se insiste en la necesidad de implementar actividades de lectura dialógica desde la primera infancia, tanto en contextos escolares como familiares. Los autores del artículo llevaron a cabo un experimento para medir la incidencia de la lectura en los perfiles cognitivos, emocionales y comportamentales de niños de entre 4 y 5 años. A tal efecto, los padres y docentes de infantes de una institución educativa colombiana se formaron en las técnicas de lectura dialógica de Whitehurst y, durante seis semanas, se multiplicaron las intervenciones lectoras fundamentadas en esta técnica. La técnica dialógica no se precisa mucho en este texto, pero quien tenga interés puede leer un artículo de Whitehurst de 1988 titulado «Accelerating language development through picture book reading». Cabe destacar que este método de lectura en particular es el más adecuado tanto para apoyar el desarrollo de la primera infancia como para mejorar la calidad de sus encuentros con la lectura. Efectivamente, la lectura dialógica, basada en la interacción y la involucración de los niños en la creación de sentido, fomenta una recepción activa de la literatura infantil y enseña a los niños a ejercer sus procesos interpretativos desde una edad temprana. Además, estas actividades lúdicas y participativas tienen potencial para generar actitudes positivas hacia la lectura, lo cual probablemente fomentaría un gusto lector a largo plazo.

Los datos del estudio permitieron evidenciar, mediante una batería de pruebas neuropsicológicas y cognitivas, que estos encuentros repetidos con la lectura tuvieron efectos notables en el desarrollo de los niños. A nivel cognitivo, se evidenciaron los beneficios de la lectura dialógica en los procesos de adquisición del lenguaje, lo cual se tradujo en una ampliación del vocabulario de los infantes y, a nivel sintáctico, en mejoras en la complejidad de sus enunciados. En lo que atañe al perfil emocional de los niños, los datos revelaron un incremento de sus habilidades en la expresión y el reconocimiento de las emociones. En cambio, los resultados del estudio no fueron concluyentes respecto al dominio comportamental, probablemente a causa de la corta duración del experimento.    

Estos resultados ponen de relieve la importancia de implementar actividades de lectura en la educación preescolar y en la formación global de la primera infancia. De hecho, los autores del estudio sometieron una propuesta para que se implementaran las técnicas de lectura dialógica en instituciones colombianas de educación inicial. Si bien la escuela tiene un rol importante en la implementación de estas actividades lectoras, el ámbito familiar es de aún mayor importancia. Por esta razón, sería crucial concienciar a los padres en cuanto a su rol como potenciadores del desarrollo de sus hijos mediante el uso de la lectura dialógica. Las nuevas tecnologías podrían, aquí también, brindar ayuda. Los autores del estudio diseñaron una aplicación móvil destinada a los padres para darles consejos, recomendarles títulos, incentivarlos a leer y seguir sus progresos lectores. La creación y la difusión de aplicaciones semejantes para acompañar a los padres podría, seguramente, motivarlos y guiarlos en su capacidad de mediadores de la lectura. Al fin y al cabo, las tecnologías quizás no sean, como solemos pensar, antagonistas de la lectura, sino que podrían representar un auxilio para su pervivencia. El fomento de hábitos lectores en las nuevas generaciones tendría que adscribirse, además, en un contexto interdisciplinario en que cooperen las ciencias pedagógicas y la didáctica con las humanidades y la recepción empírica. Las dos investigaciones aquí consideradas nos invitan, por lo menos, a mirar las cosas desde esta perspectiva.   


REFERENCIAS: Lenin-Vladimir Paladines-Paredes / Ana-María Margallo: «Los canales booktuber como espacio de socialización de prácticas lectoras juveniles» || Viviana-Andrea Vargas-García et al.: «La lectura dialógica en la promoción de perfiles cognitivos, emocionales y comportamentales en primera infancia». Ambos en Ocnos. Revista de Estudios sobre lectura, vol. 19, n° 1, 2020. || Whitehurst, Grover J. et al.: «Accelerating Language Development through Picture Book Reading», Developmental Psychology, vol. 24, n° 4, 1988, 552-559.  


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.