Sí, comprendemos mejor en papel (sobre todo con prisas)

¿Cuántos artículos hemos podido leer en los últimos meses que comparasen la lectura en papel y la lectura en pantalla? Unos cuantos, si incluimos en la cuenta los de divulgación como el que Maryanne Wolf publicó en The Guardian el verano pasado. ¿No sería muy útil que alguien se tomase el trabajo de leer esos estudios y hacer un balance?

Ese es el gran favor que nos ha hecho un equipo de la Universidad de Valencia integrado por Pablo Delgado, Cristina Vargas y Ladislao Salmerón, junto con la psicóloga israelí Rakefet Ackerman. El resultado ha sido publicado en el último número de Educational Research (25, 2018). Estos investigadores han recopilado más de mil trescientos estudios académicos en los que se comparaba la lectura en pantalla y la lectura en papel, para después centrarse en los 54 que permitían una comparación estadística con criterios estables y pertinentes. La mayoría de esos 54 estudios han sido realizados con estudiantes de grado y sobre textos informativos; la comprensión lectora se suele medir en ellos mediante una combinación de preguntas textuales e inferenciales.

El meta-análisis de esos 54 estudios confirma que tasa de comprensión es mayor si el texto está impreso, y menor si se lee en una pantalla, sobre todo cuando se dispone de un tiempo limitado para efectuar la tarea de lectura. Esa desventaja del texto digital se vuelve especialmente conspicua cuando además hay que desplazarse hacia abajo en la pantalla (scroll). Por el contrario, la diferencia entre medios resulta apenas significativa con textos narrativos (factuales, según entiendo), debido quizá a una mayor proximidad de éstos con los escenarios comunicativos de los lectores.

Uno de los resultados más llamativos e inesperados de esta investigación es que la mayor dificultad de la comprensión en pantalla no se ha reducido con el paso del tiempo. La horquilla cronológica considerada abarca de 2000 a 2017, periodo en el que la calidad de nuestra lectura digital, de hecho, ha empeorado, a pesar de que todos la practicamos cada vez más.

Los autores del artículo concluyen su balance con una advertencia a quienes coordinan los proyectos pedagógicos institucionales: «ignorar la evidencia de una sólida inferioridad de la pantalla [en la resolución de tareas de comprensión lectora] puede conducir a decisiones políticas y educativas erróneas».


REFERENCIA: Delgado, Pablo / Vargas, Cristina / Ackerman, Rakefet / Salmerón, Ladislao (2018): «Don’t throw away your printed books: A meta-analysis on the effects of reading media on reading comprehension», Educational Research Review, 25, 23-38.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search