Nuestra pasión por la violencia

En uno de los últimos números de Die Zeit (nº 48, 21 de noviembre de 2019) se discute la fascinación por la violencia que permea la cultura popular actual. Se habla allí de ello como si fuera un fenómeno reciente, aunque por supuesto, los pliegos de cordel, los Moritaten, el grand guignol, las versiones primigenias de los cuentos tradicionales y otros géneros de ficción (o de estatuto liminar) dan testimonio de la longevidad de ese gusto.

Es posible, de hecho, que esa fascinación conecte con pulsiones ancestrales. Verena Kast, profesora suiza de psicología, la relaciona en Die Zeit con un reflejo primordial de los seres vivos: el de rastrear. Rastrear «presas, agua, parejas sexuales»; los acertijos —concluye Kast— tendrían para la mente humana el mismo poder de atracción reflejo que las cosas en movimiento.

Imagen procedente de la página web del ilustrador Jonathan Meese.

Por otro lado —prosigue el artículo—, las historias de violencia de la cultura popular suelen coronarse con su propia desactivación, con la restauración del orden. Ello podría tener un efecto apaciguador en los consumidores, mediante la liberación de la tensión que clausura el proceso catártico inducido por la tragedia simulada. Así lo intuyó Aristóteles hace dos milenios y pico. La cosa cambia, probablemente, en ausencia de restauración, cuando se niega a los lectores o espectadores la posibilidad (ficcional) de reconciliación con el mundo.

Se han vertido ríos de tinta sobre la violencia en comics, videojuegos y espectáculos audiovisuales. Hoy parece superada la tesis de una relación causal y directa entre el consumo de este tipo de ficciones y el comportamiento violento. Pérez Fernández et al. resumieron en 2014 la historia de las polémicas en torno a los videojuegos, citando numerosos estudios que desvinculan su consumo de una mayor morbilidad psicológica o de una conducta asocial. Si «existía un incremento de la agresividad de los jugadores tras la práctica del videojuego», esta era pasajera y «no se traducía en comportamientos agresivos reales […]. Estudios posteriores cuestionarían, incluso, que tal agresividad simbolizada aumentara realmente» (p. 66). Los autores hicieron también la crónica de la refutación de los estudios que establecían una supuesta causalidad entre el consumo de violencia televisiva y la criminalidad, ignorando muchos factores contextuales que, después de todo, podían ser determinantes. Ahora bien, casi simultáneamente —en 2013—, Lavinia McLean y Mark Griffiths llegaban a un corolario más matizado: aunque no haya evidencias netas de causalidad, conviene tener presentes las correlaciones atestiguadas en numerosos estudios entre el uso de videojuegos violentos y la insensibilización, las emociones de hostilidad y el abandono de ciertas virtudes dóxicas, como el estudio o la templancia.

Existen innumerables publicaciones sobre la representación de la violencia en la literatura, pero tengo la sensación de que, en comparación con los videojuegos y los productos audiovisuales, son pocos los estudios relativos a los efectos, los afectos o las funciones que esas narraciones textuales pueden tener en las vidas del público lector (más allá de los relatos monitorios de los siglos XVIII y XIX que ha resumido brillantemente Karin Littau). El volumen de Laura Tanner Intimate Violence podría ser una excepción. Quedan, sin embargo, muchos interrantes por abordar. ¿El tipo de representación de la violencia —más o menos cruda, más o menos estetizada— tiene alguna repercusión sobre la recepción? ¿Ha cambiado la ubicación sociológica del consumo de ficciones violentas? ¿Los usos y efectos de la simulación verbal de la violencia son análogos a los de otros medios? A todas esas cuestiones podría subyacer otra, paradójica, casi escolástica, pero que no me resisto a plantear: la violencia leída ¿sigue siendo violencia, o se encuentra más allá —o más acá— de lo sensorial?


REFERENCIAS: Karin Littau: Theories of Reading. Books, Bodies and Bibliomania, Cambridge: Polity Press, 2006 || Lavinia McLean / Mark Griffiths: «The psychological effects of videogames on young people: A review», Aloma, vol. 31, nº 1, 2013, 119-133 || Francisco Pérez Fernández et al.: «Violencia, psicología y videojuegos: historia de una relación controvertida», EduPsykhé, nº 13.1, 2014, 49-74 || Laura E. Tanner: Intimate Violence. Reading Rape and Torture in the Twentieth Century Fiction, Bloomigton: Indiana, 1994.


Una respuesta a «Nuestra pasión por la violencia»

  1. Gracias por la publicación del articulo. Me encuentro muy a favor de lo que se desarrolla en el articulo y es que bajo mi punto de vista pienso que el uso de las videoconsolas , las series televisivas , los medios de comunicación,entre otras que están fomentando la violencia. No quiere decir que antes no hubiera violencia o quizá estuviera mas omitida o tapada por la sociedad. Actualmente vivimos en una sociedad estresante y marcada por el egoísmo y envidias lo cual también ayudan a promover la violencia. Pienso que se debería de trabajar más este tema sobre todo en educación para poder erradicarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.