Vivir el cine

Acaba de celebrarse en la universidad de Gante el último congreso de la sección sobre cinematografía de la sociedad ECREA, dedicado a la metodología de investigación. Los estudios de audiencia han tenido, esperablemente, una presencia destacada.

En el ámbito de los estudios cinematográficos, ese ángulo de análisis se entiende dentro de lo que ha dado en llamarse «New Cinema History»: la perspectiva historiográfica que incluye la experiencia de los espectadores. Varios grupos anglosajones tratan de coordinar y fomentar acciones conjuntas para el estudio de la experiencia de visionado cinematográfico: entre ellos, la Irish Audiences Research Network y el proyecto HoMER (History of Moviegoing, Exhibition and Reception).

Los programas de cine y la prensa periódica conservan a veces ricas informaciones acerca de la expectación que produjeron ciertas películas. La noticia de cómo unos muchachos de clase trabajadora robaron rollos de celuloide —con el ingenuo propósito de construir ellos mismos su propio cine en una casa abandonada— es reveladora, para Denis Condon (Maynooth University), de la dimensión aspiracional y del profundo compromiso vital que pudo llegar a adquirir el cine en la Irlanda rural de los años 1950 y 1960.

Otra de las investigadoras de la red irlandesa de estudio de audiencias ha trabajado, siguiendo protocolos parcialmente etnográficos, la importante recepción de Marcelino pan y vino en Irlanda. Fue uno de los éxitos católicos internacionales con los que se construía una adhesión emocional a esa confesión religiosa. «It made me cry, but I’m unsure why», recordaba un espectador dublinés que vio la película poco después de su estreno. Su vacilación es interesante: ¿cuál es el desencadenante de esa respuesta somática? ¿Tiene esa emoción un impacto cognitivo? ¿Puede la respuesta a cualquiera de estas dos preguntas transponerse inmediatamente a la recepción de la literatura? (Muchas de las páginas de Literary Reading, de Michael Burke, tratan directa o indirectamente de ello).

A los jóvenes irlandeses los llevaban en grupo a los cines a ver películas piadosas, en una época en la que competían dos religiones: el catolicismo y el cine. (Entre las cintas más recordadas había, por cierto, otra española, El traje blanco). Pero los adolescentes se distraían mirando hacia el lugar de la sala en el que habían acomodado a las chicas de su edad (y viceversa, probablemente). Este tipo de experiencias, que forman parte de la historia oral del cine, llaman la atención sobre la importancia del contexto de recepción, sobre la influencia del espacio y del momento en los que se accede al universo ficcional; sobre el influjo del humor, incluso, con el que nos embarcamos en la ficción (y sigo pensando en el libro de Burke).

Se ha hablado también en Gante de los foros oficiales de algunas películas, que sirven directa o indirectamente a la promoción de las mismas, en los que los comentarios de los espectadores y fans están estrechamente controlados por las compañías productoras. En ese sentido, la profesora Kim Walden (University of Hertfordshire) recuerda que, de acuerdo a los estudios de la compañía Nielsen, la discusión de películas en redes sociales digitales es una práctica habitual únicamente para el 1% de espectadores. Ahora bien, quizá sea ese 1% el que más intensamente vive, revive o pondera la experiencia cinematográfica.


REFERENCIA: Michael Burke: Literary Reading, Cognition and Emotion. An Exploration of the Oceanic Mind, New York / London: Routledge, 2011.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.