La fórmula del éxito literario

En 2018 se publicó el ensayo de Gemma Lluch titulado La lectura entre el paper i les pantalles. La autora, profesora de la Universidad de Valencia, tiene el arrojo de plantear en este breve volumen varias preguntas incómodas: ¿han de recomendar los profesores el género de libros que les gustan a los alumnos?; ¿qué acciones de política cultural son verdaderamente útiles para la promoción de la lectura?; ¿sirven para algo las presentaciones de libros?; ¿quién está legitimado para hacer propuestas sobre política de libro y bibiliotecas? Y conviene mantener el idioma del volumen para interrogarse asimismo sobre si «pot competir el català en el món de la lectura virtual» (14).

Es un ensayo que va al grano y aborda con agilidad la relación entre lo escrito y lo audiovisual, la tensión entre diferentes usos de los textos, las iniciativas de promoción de la lectura y —como anuncia el título— los vasos comunicantes que, en varias acepciones, conectan la lectura en papel con la lectura en pantalla. Entre otras de las nítidas tomas de posición que singularizan esta obra, Lluch argumenta con pasión la necesidad de leer a los clásicos en la escuela, a efectos no solo de conservar un patrimonio común, sino también de crear una comunidad regional y una ciudadanía universal.

De todas las reflexiones rápidas que contiene el libro de Lluch quiero resaltar una que, por su posición en el volumen, puede parecer marginal, pero que resulta especialmente sugerente. La autora postula la existencia de recetas para el éxito de la young adult fiction (sintagma que quizá no pueda traducirse exactamente como «novela para jóvenes»); o, en cualquier caso, la existencia de curiosas coincidencias en las narraciones de ese tipo que gozan de mejor aceptación. En algunas se constata la abundancia de diálogos —es la vieja fórmula del folletín y del best-seller— y un narrador muy ceñido a la temporalidad del propio argumento («un narrador que conta la història desde l’ara i l’aquí», 122); en muchas otras, el amor entre una adolescente aparentemente débil y un ser extraño y poderoso (124). La identificación de estos motivos y procedimientos, la articulación en palabras de lo que parece una inaprensible e imprevisible preferencia lectora permite abrir una comunicación de ida y vuelta entre la narratología y la recepción empírica de la literatura.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.